UN RECUERDO

Perdí el pasado como se abandona una vida,
sin remordimientos, ni lagrimas,
y como veo desvanecerse el futuro.
Nada recuerdo de todo
lo que me fue posible,
de todo lo que poseyó mi ser
y mi esperanza.
Ninguna memoria es fiel ante la ruindad
del tiempo, y ahora soy testigo.


En el ahora tan cercano, tan liviano,
podría buscar algo para recordar en el futuro,
grabarlo, escribirlo…, para luego
mostrármelo como algo que fue posible.
Quizá una sonrisa tuya…
Una sonrisa que meteré en mi cabeza
y mañana, en el futuro, la buscaré…
Pero he de darme prisa…
Por favor, sonríe…, sonríe…
Cuán rápido huye de mí el tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: