NADIE RECUERDA LA ÚLTIMA LLUVIA

«Muerte, no te temo», dices en un susurro.

Las flores se marchitan en tu vida

y tus pensamientos han perdido la razón.

Pero no, no estás loco,

sé que no lo estás.

¡Qué más quisieras tú!

Que la locura te hubiera inundado

de luces borrosas y sonidos etéreos

y que «nada» fuera lo único que sientes.

A %d blogueros les gusta esto: