MUERTE NO TE TEMO

MUERTE, NO TE TEMO (A la memoria de mi padre)


«Muerte, no te temo», dices en un susurro.
Las flores se marchitan en tu vida
y tus pensamientos han perdido la razón.
Pero no, no estás loco,
sé que no lo estás.
¡Qué más quisieras tú!
Que la locura te hubiera inundado
de luces borrosas y sonidos etéreos
y que «nada» fuera lo único que sientes.


El olvido de lo que fue
y la nostalgia de lo que no será
te han quitado el miedo a morir.


La duda de lo incierto te hace preguntarme:
«Dime la verdad: ¿Estoy muerto?»
La respuesta no importa cuando ya nada
separa la vida de su final.
«Muerte, no te temo», repites sin cesar,
una y otra vez…
Pero ya no queda tiempo para más.

A %d blogueros les gusta esto: