Desamparados

Es un fin la muerte, que no el final.
La muerte llega cuando la vida
ha sometido nuestras flaquezas al olvido
y nosotros expiramos creyendo
que no podemos hacer más.


Ya todo mata, que antes la muerte
era la propia vida, y ahora la vida
la dejamos de lado como si nos repugnara.
Sí, ya todo mata, la economía, los virus
y la riqueza perenne de los iluminados.


Morir es hacer un favor a los que saben vivir,
que ya no queda espacio, nos dicen,
ni en el infierno, y es mejor abandonar
que ser abandonado.
¡Somos un planeta de ilusos y desamparados!


Ya se puede mirar hacia delante
y ver, sutilmente, lo que nos espera.
Hay hombres trabajando sin desmayo
para construir el paraíso de los privilegiados.
Han encontrado vestigios de agua en Marte.

A %d blogueros les gusta esto: