Queremos hoy regalarte un lugar para hacerlo nuestro.

Un rincón donde cogernos las manos y mirar cómo el mar se hace viento al acariciar unos enormes brazos oxidados.

Queremos sentir contigo la grandeza del cosmos cuando el sonido de las olas y la espuma del agua resbala por el acero y las rocas.

Queremos enseñarte un lugar maravilloso.

A %d blogueros les gusta esto: